George Best: El crack que se ahogó en alcohol

George best, tal vez la primer "celebrity" del fútbol mundial. Un ícono pop de la época.“Mi anécdota más famosa sucedió una noche en Birmingham. Había ido al casino acompañado de Mary Stavin, quien poco tiempo antes había sido elegida Miss Universo. La noche iba muy bien y yo había ganado una pequeña fortuna. Antes de salir cambié mis fichas por dinero en efectivo. Eran como 20.000 libras. Cuando volvimos a la habitación del Holliday Inn, desparramé los billetes sobre la cama y me puse a contarlos mientras Mary se cambiaba. Yo estaba feliz, y para celebrar con estilo llamé al conserje y le pedí una botella de Dom Perignon.

Lo trajo un hombre mayor, de acento irlandés, (sólo un irlandés habría traído tres copas). Mientras yo descorchaba el champagne el hombre nos miraba, los billetes sobre la cama, Mary parcialmente vestida, jugando con su pelo como una perfecta sirena. Le agradecí dándole 50 libras de propina y el hombre parecía complacido; probablemente significaba una semana de su sueldo. Pero aún así dudó un poco cuando se lo puso en el bolsillo.
-¿Puedo hacerle una pregunta Mr. Best?
-Por supuesto, contesté.
Entonces volvió a mirar la cama, los billetes y a Mary, y ahí su cara reflejaba una lástima genuina.
-Dígame, Mr. Best: ¿cómo fue que todo termino tan mal?

Ahí estaba yo, en un hotel de primera, con la mujer más hermosa del mundo, ahogándome entre billetes y champagne, y pese a todo tenía frente a mí a un desconocido lamentando mi decadencia. Estaba viviendo una vida por la que cualquier hombre normal habría dado su propio brazo.  ¿Cómo no iba a perder la cabeza?
Debí haber intuido que tenía un problema con la bebida una vez que llegué a mi hotel después de haber estado de joda toda la noche. Como pude le pedí a la conserje si me podía llamar para despertarme.
-¿A qué hora, señor?
-A las 7.
-Eh… -dijo la chica dudando-. Ya son las 7 y cuarto señor…”
***
Para los que no lo vieron jugar (y acá me incluyo), George Best fue un verdadero grande. Lo notás en las caras de quienes lo vieron jugar; de sólo escuchar su nombre sus ojos se iluminan y se les dibuja una sonrisa. Nacido en Irlanda del Norte, fue descubierto por un scout del Manchester United y debutó en los Diablos Rojos a los 17 años. De ahí en más, tuvo seis temporadas brillantes que lo convirtieron en la primera celebrity del fútbol. Un Beckham de los ’60.
Una de sus más grandes hazañas fue en los cuartos de final de la Copa de Europa 1966, cuando el United visitó al Benfica en el Estadio de la Luz. El plan de Matt Busby, el técnico del United, era salir a aguantar y ver qué pasaba durante los primeros veinte minutos. Pero Best a los 12 minutos ya había puesto al United 2 a 0 arriba. “Obviamente no me escuchaste”, le dijo irónicamente Busby en el entretiempo. Finalmente los rojos destruyeron al Benfica de Eusebio por 5 a 1 y la prensa portuguesa lo bautizó “El 5to Beatle”, apodo que perduró durante años. Después Best se lesionó en la semifinal contra el Partizan en Belgrado y por esa lesión se perdió el resto de la temporada, pero además la Copa del Mundo.
Pero en los años que siguieron, Best tuvo su revancha y llevó al United  de Bobby Charlton y Dennis Law a ganar varios títulos, incluyendo la Copa de Europa. Además, en 1968 ganó el Balón de Oro. Tenía 22 años, y fue durante años el jugador más jóven de la historia en obtener ese premio.
Monumento en homenaje a Bobby Charlton, George Best y Denis Law en Old TraffordPero la vida social de Best empezaba a interferir con su brillante carrera. Las mujeres y el alcohol lo perdían y empezaba a ser más famoso por lo que sucedía afuera de la cancha. “Por las noches nos juntábamos con las figuras más conocidas de Manchester. La gente me seguía. Los bares y clubes donde iba yo se llenaban, todos querían saber donde iba a estar esa noche”, recordaba Best. “También abrí un negocio de ropa. Eran los ’60 y las mujeres estaban liberadas. Las chicas siempre andaban dando vueltas por el local, pasaron cosas dentro de los vestidores. Teníamos un empleado que se llamaba Gary. A veces, cuando una chica que me gustaba se iba, yo le pedía que la siguiera hasta el colectivo. Gary corría, se trepaba al colectivo y ahí le decía a la atónita chica que George Best le pedía que volviera. Y la mayoría volvía. Otra vez me enamoré a primera vista de una americana que vivía en Suiza y estaba de visita para ver un recital. Después de un encuentro frustrado, mi amigo Malcom Mooney me vio tan desesperado que se ofreció a ir a Suiza a buscarla. Lo único que sabía de ella era el nombre y la ciudad donde vivía. Increíblemente la encontró”.
“Era un gran amigo. Andaba siempre en problemas y lo tenías que estar salvando”, recuerda su amigo el cantante Kenny Lynch, con quien compartía un departamento y también algunas mujeres. “A veces llamaba a las cuatro de la mañana. ¿Quién podía llamar si no era él? Un día me llamó porque había chocado y no quería tener problemas con la policía, porque por supuesto había bebido. Cuando llegué estaba con una chica, me pidió que le dijera a la policía que manejaba yo. Me quedé en el auto esperando a la policía mientras él se iba con su chica. Al final la policía nunca vino, así que dejé el auto u me volví a dormir”.
“Otra vez él estaba jugando de visitante”, continúa Lynch. “Cuando le dije que había una buena fiesta en Manchester me pidió que lo fuera a buscar al aeropuerto. Como pasaban las horas y George no aparecía, me fui a la fiesta. Y cuando llegué lo vi, con una cerveza en una mano y el culo de una rubia en la otra. El era así, pero no te podías enojar con él”.
***

“La mayor parte de mi fortuna la gasté
en mujeres, autos y alcohol. El resto lo despilfarré”
(George Best)

***

Uno de los tantos murales dedicados a George Best en el Reino Unido.Otro incidente memorable fue el de su romance con la sueca Eva Haraldsted, según Best más fogoneado por los tabloides ingleses que un romance verdadero. Cuando ella anunció que se iban a casar él no estaba tan entusiasmado. “La idea me pareció interesante… durante un día o dos”. Y cuando él le dijo que no se quería casar, la sueca lo demando por incumplir su promesa de matrimonio. Entonces Best recurrió a los servicios de George Carman, un abogado mediático que llevaba los asuntos legales de personajes como Elton John, Tom Cruise o la familia Edwards, por entonces dueños del United. Durante lo que duró el proceso, también ocurrió un incidente en un bar entre los amigos de Best y los de la sueca despechada. Uno terminó con la mandíbula fracturada y tuvieron que recurrir nuevamente a Carman. Y de tanto ir a la casa de su abogado, Best terminó involucrándose con su mujer, quien le había confesado que su matrimonio estaba en la cuerda floja. La primera vez que la visitó en su casa, Best sabía que Carman no estaba allí; hacía cinco minutos que habían estado bebiendo juntos en un bar.
Eventualmente Carman se enteró y recurrió a un personaje del bajo mundo. Le ofreció una abultada suma para que le rompiera las piernas. La respuesta del tipo se conoció años más tarde en la biografía de un torero inglés (si, leíste bien, inglés) llamado Frank Evans y es sencillamente genial: “Mirá, yo no me meto en temas conyugales. Además yo soy amigo de George y jamás le haría daño, asi que agarrá tu dinero y andate”. Pero antes de que el abogado se fuera le advirtió: “Pero tené cuidado, porque si algo le pasa a George yo voy a saber que vos estuviste atrás de esto y te voy a venir a buscar”. Demás está decir que las piernas de George no sufrieron daño alguno.
Finalmente en 1974, luego de que Best se ausentara durante tres días de los entrenamientos, el técnico del United Tommy Docherty lo dio de baja. Best tenía entonces 25 años, y a la edad en que la mayoría de los jugadores entran en su plenitud, él empezaba su decadencia.
***
George Best jugando para Los Angeles AztecsEn los años que siguieron, Best probó suerte en algunos equipos menores. Por esos años Estados Unidos quiso crear una liga desde cero apostando a traer jugadores de renombre que quisieran jugarse sus últimas fichas. A Best le pareció interesante la propuesta del Los Angeles Aztecs y así fue que inició su aventura por Norteamérica. A su llegada a EE.UU. le preguntaron por su apodo “El Pelé Blanco”. “En realidad Pelé es el George Best Negro”, fue su respuesta. Otra vez diría: “Si yo hubiera nacido feo nadie estaría hablando de Pelé”.

Bajo el sol de California Best recuerda haberla pasado bien. Y se sentía orgulloso de contribuir al esfuerzo americano de promover el soccer. También le encantaban las nuevas costumbres, la gente rara de Hollywood y por supuesto compartía sus noches con su grupo de bebida. “Vivía a una cuadra de la playa, pero el problema es que antes de la playa había un bar. Nunca llegué a tocar el agua”.

En 1970, después de su primera etapa en Estados Unidos, firmó para el Hibernian de Escocia. “Nos fue bastante bien, le ganamos al Glasgow Rangers con dos goles míos, empatamos con el Celtic (hice otro) y empatamos con el Aberdeen, que eran los pocos equipos que importaban. El acuerdo era que yo volaba el jueves y me volvía el sábado a la noche, después del partido. El problema es que a Tom Hart, el presidente del club, también le gustaba mucho la bebida y siempre me pedía que me quedara a tomar unos tragos. El tipo me pagaba 5.000 libras por semana, que en esa época era una verdadera fortuna, y me parecía una descortesía decirle que no. Al final tuve que cambiar y empezar a viajar los domingos”.

Pero luego de un penoso incidente, sus días en el Hibernian estarían contados. Una vez llegó a la ciudad el equipo de rugby francés a jugar contra Escocia por el torneo de las 5 Naciones. Entonces pasaron el partido del Hibernian del sábado al domingo para no interferir con el rugby, que en Escocia es una causa nacional. Cuando el plantel de Francia se enteró de que George Best estaba en el mismo hotel, lo invitaron a la fiesta habitual después de cada partido. George se tomó todo, y se dice que fue el último en quedar en el bar. Llegó al hotel colgado de los brazos de John Fraser y John Lambie, los asistentes del técnico del Hibernian, ante la mirada incrédula del capitán George Stewart. “Vos no viste nada”, le ladró el técnico Eddie Turnbull al capitán. El médico del club tuvo que darle varias inyecciones para revivirlo. Cuando el presidente Hart se enteró decidió darlo de baja, pero después cedió y Best volvió la semana siguiente.
***
“Hay un viejo refrán que dice: <Si recordás cómo fueron los ’60, entonces en realidad nunca estuviste ahí>. Y algo de eso me pasó a mí. Uno de los problemas que trae el alcohol es la pérdida de la memoria”, contaba Best. “Al principio sólo incidentes, pero luego noches enteras se borraron de mi cabeza, y con el tiempo hasta semanas. Una vez sonó el teléfono y cuando contesté un tipo me dice:
-¡Sr. Best, por fin lo encontré!
-¿Quién habla?
-Pat Doyle de “Patrick Doyle Classic Cars” de Dublin. Lo llamo por lo del Mercedes…
-¿Qué Mercedes?
-El que dejó hace dos años para arreglar. Nunca vino a buscarlo…”
***
La bebida le seguía trayendo más problemas. La policía lo detuvo manejando alcoholizado, y como no se presentó a declarar el día estipulado, fueron a buscarlo a su casa. Se peleó con los policías y el cargo por agresión derivó en una condena de tres meses en la Ford Open Prison, donde pasó una Navidad y asegura no haberla pasado tan mal. “Era como unn colonia de vacaciones. Es más, conocí colonias que tenían peores instalaciones”. Hasta jugó en el equipo de la prisión.
***

Siempre pensé que mi vida estaba dividida en cuartos.
El primero transcurrió en canchas de fútbol,
el segundo en bares y clubes y el tercero en hospitales.
Espero que el cuarto lo pueda pasar rodeado
de mi familia y amigos”.

(George Best)

***
Lamentablemente George Best no tuvo esa suerte. Su estado de salud empeoraba y en Marzo de 2000 le diagnosticaron un daño severo en el hígado. Recibió un trasplante en Agosto de 2002, pero siguió tomando.
Finalmente, el 25 de noviembre de 2005 en el Cromwell Hospital de London fue declarado muerto como resultado de una infección de pulmón y una falla múltiple de sus órganos. Poco antes de morir había llamado a la prensa y les pidió que publicaran una foto con la leyenda “No se mueran como yo”.
Aeropuerto George Best en la ciudad de Belfast.La Premier League dispuso que durante los partidos del siguiente fin de semana se realizara un minuto de silencio en su homenaje. En la mayoría de los estadios la gente decidió cambiarlo por un minuto de aplausos. En Old Trafford, ex-compañeros encabezados por Bobby Charlton se unieron al homenaje. El funeral en Belfast fue presenciado por 100.000 personas en las calles y fue transmitido por varias cadenas de televisión, incluyendo la BBC One. Un tiempo después el aeropuerto de Belfast fue bautizado con su nombre.
 ***
Así termina la historia de este genio que muchos consideran el mayor talento que ha dado el fútbol.
“La bebida ha sido siempre la parte más grande de mi vida. Digo la más grande, no la mejor. Cortó mi carrera y mi vida, pero mentiría si dijera que no lo he disfrutado. Ha sido el combustible de mi vida social, y me ha acompañado desde los 17 hasta los 50 años“.
A tu salud, George Best, dondequiera que estés. Lamento mucho no haberte visto jugar. Pero mucho más me habría gustado haber compartido unos tragos en algún pub, una fría noche de Manchester.
Lástima que todo salió tan mal.

Like this on Facebook

Celtic vs. Rangers: en medio de todo eso, un partido de fútbol
Paul Gascoigne: gloria, caída y su lucha por volver a sonreir
 
Crédito de fotos:
Grafitti: Title: George Best & Kissing Coppers by Banksy in Brighton: Photo credit: Leonski / Foter.com / CC BY-NC
Estatua Old trafford: Photo credit: Gordon Marino / Foter.com / CC BY-NC-ND
George Best memorial, Old Trafford, Manchester UK: Photo credit: rockamandy / Foter.com / CC BY-NC-ND
LA Aztecs: Photo credit: picacts – flickr  (CC BY-ND 2.0)
Belfast City Airport: Photo credit: Cobstone / Foter.com / CC BY-NC-ND
Esta entrada fue publicada en Fútbol y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a George Best: El crack que se ahogó en alcohol

  1. Mr Kayao dijo:

    Interesante, creo que permite ver al jugador más allá del fútbol,de las concentraciones y las entrevistas mediáticas, y los pone como seres de carne y hueso. Bien, Gracias por el escrito.

  2. jorlz dijo:

    Buena historia, pero creo que Tom Cruise, pese a tener una edad respetable, tampoco es tan viejo…
    😉
    Entré en el blog gracias a un enlace en los comentarios de cliclismo2005 y llevo un buen rato leyendo.
    Gracias por la labor!

  3. Anónimo dijo:

    muy bueno,me hubiera encantado ser contemporaneo a el,fenómeno

  4. Adrian dijo:

    Excelente articulo

  5. Rafael dijo:

    Genial Jorge!!!!

  6. Manuel dijo:

    Excelente artículo y te comento que hay muchos videos con jugadas de George, que no son partidos enteros, pero te dan una buena idea de lo que hizo en una cancha. Un fenómeno. Seguí así que lo que hacés está muy bueno. Saludos

  7. Martin dijo:

    Muy groso Sapo… Estas historias me llenan jodido! Gracias!

Este es tu espacio para opinar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s